La oreja de Van Gogh

event   2016 - 07 - 19

person  

local_offer   VanGogh

La noche del 23 de diciembre de 1888 acabó terminando en una dura pelea. Aparentemente los dos famosos pintores estaban borrachos y, según se puede leer en las memorias de Gauguin, Van Gogh le amenazó con una navaja...
Vincent Van Gogh nunca necesitó de su oreja para poder desarrollar su arte y su pintura. En mi opinión, la gran mayoría de los lienzos de Van Gogh, incluido el Autorretrato con oreja vendada que podéis ver en el lateral, son auténticas obras maestras.

Quizás muchos de vosotros no sepáis que Paul Gauguin y Vincent Van Gogh estuvieron viviendo juntos en la casa que este último tenía en Arlés (la conocida "casa amarilla"), un pueblo del sur de Francia conocido gracias a la fama actual de los cuadros de Van Gogh y donde el pintor holandés quiso, sin éxito, crear una comunidad de artistas. Ambos, Gauguin y Van Gogh se habían conocido en París y fue en 1888 cuando empezaron a convivir juntos.

El caso es que la convivencia en Van Gogh y Gauguin no fue todo lo pacífica que podía esperarse, y, después de tan sólo dos meses, las disputas fueron frecuentes, sobre todo porque sus gustos por la pintura eran bastante dispares. 

La situación entre ambos artistas llegó a ser tan tirante que la noche del 23 de diciembre de 1888 acabó terminando en una dura pelea. Aparentemente los dos famosos pintores estaban borrachos y, según se puede leer en las memorias de Gauguin, Van Gogh le amenazó con una navaja, motivo por el cual Gauguin abandonó la casa del pintor holandés alojándose esa noche en un hotel de la ciudad.

En un acto de auténtica locura, según señala Gauguin también en sus memoria, un arrepentido Van Gogh decidió automutilarse el lóbulo de la oreja izquierda, envolviéndolo en un trapo y acudiendo a un burdel de Arlés para entregárselo a una prostituta de nombre Rachel con el objetivo de que se lo llevase a su amigo Gauguin.

Esta situación causó que la policía de Arles interviniese y que, tras encontrar a Van Gogh inconsciente en su casa por la pérdida de sangre, forzasen su ingreso en el hospital Hôtel-Dieu de Arles, donde el artista permaneció ingresado durante catorce días. A los vecinos de Arlés nunca les gustó los continuos arrebatos de locura de Van Gogh, un artista encomiable pero desquiciado, que sufría de manía persecutoria y afectado por una severa enfermedad mental, como el mismo reconoció al ingresar voluntariamente y unos meses más tarde en el hospital mental de Saint-Paul-de-Mausole de Saint-Rémy-de-Provence, situado en las cercanías de Arlés.

Después de este episodio en el que Van Gogh perdió su oreja, Paul Gauguin decidió mudarse a París y, aunque retomó la amistad con Van Gogh, ya sólo se mantuvo en contacto con él a través de cartas.

No obstante, existen otras versiones que señalan a Paul Gauguin, que aparte de artista del pincel también fue conocido en su época por ser un virtuoso espadachín, como el responsable de haber cortado la oreja de Van Gogh en una disputa por una mujer (la ya mencionada Rachel), así lo señalan los historiadores alemanes Rita Wildegans y Hans Kaufmann en su libro "La oreja de Van Gogh". Para apoyarse en sus investigaciones, los mencionaos historiadores habrían utilizado el archivo municipal de Arlés, los partes policiales y diversas noticias de la época.