Nos adentramos en la ciudad de Praga la capital de República Checa

event   2016 - 08 - 10

person  

local_offer   Praga viajes

secretos de Praga que seguramente no conoces
El caballo boca abajo de San Wenceslao

La enigmática plástica de Kůň (Caballo) se encuentra en el interior de la galería Lucerna (Vodičkova 36), junto a una vieja sala de cine de la capital praguense.
Como si se tratara de una pesada broma, el polémico artista checo David Cerný representa en esta estatua a San Wenceslao, el patrón checo, en la misma posición que su estatua original, pero su caballo se encuentra boca abajo, atado por las piernas, muerto y con la lengua fuera. Cerny terminó esta obra en 1999.

Los meones del Museo de Frank Kafka

La figura de Kafka atrae a cientos de curiosos y visitantes a Praga. Hay muchos lugares esparcidos por la ciudad que recuerdan al autor de «La metamorfosis», pero en uno de ellos, el museo que lleva su nombre en el número 8 de Cihelná, la sorpresa es mayúscula cuando se observa la fuente central del patio. Se trata del conjunto escultórico Proudy («Chorros»), de 2,10 metros de altura, fabricado en bronce,que representa a dos hombres orinando sobre un pequeño lago que dibuja la silueta de la República Checa. A través del chorro la pareja escribe citas célebres de escritores checos, pero si el visitante quiere que los chorros escriban su nombre o una frase, puede hacerlo enviando un mensaje corto al teléfono que está escrito al lado de la fuente. La obra lleva la firma de David Cerny.

Vitkov, la estatua ecuestre más grande del mundo

Sin salir de la ciudad, una experiencia diferente nos espera en la colina de Virkov, que se alza sobre el popular barrio de Zizkov, muy frecuentado por los jóvenes praguenses que buscan buenas cervecerías con mejores precios que los del centro histórico de la ciudad. Aunque no lo quieras,la mirada te llevará a un gigantesco monumento funcionalista que preside la estatua del caudillo militar checo Jan Zizka, vencedor contra los cruzados en 1420. 
Se dice de su estatua ecuestre que es la más grande del mundo y sus dimensiones impresionan: nueve metros de altura, 9,6 metros de longitud, 16,5 toneladas de peso (solo el arma del jefe checo pesa 50 kilos…). 
El monumento fue construido en los años 30 del pasado siglo, pero tras la II Guerra Mundial fue utilizado para promover la ideología del régimen comunista y por este motivo destacados representantes del partido comunista checo fueron enterrados en este lugar, como Klement Gottwald, para muchos el líder más estricto de la doctrina soviética, que tuvo aquí tras su muerte en 1953 un mausoleo imitando al de Lenin en la Plaza Roja de Moscú. Finalmente sus restos tuvieron que pasar por el crematorio en 1962. Veintisiete años después, tras la caída del Muro de Berlín, todos los restos enterrados en Vitkov fueron trasladados a varias fosas comunes del cementerio de Zitkov y el edificio, tras numerosas discusiones, pasó a formar parte del Museo Nacional y en 2009 el recinto se abrió al público con una interesante exposición dedicada a los acontecimientos más importantes de la historia contemporánea checa.

Un callejón peatonal regulado por un semáforo

Dirigiéndose al museo Franz Kafka desde el Puente de Carlos, un callejón sorprende al visitante por su estrechez y, sobre todo, porque su paso está regulado por un semáforo clásico para vehículos. Lo encontrarás en la calle U Luzickeho Seminare, junto al número 24. Como es tan angosta esta pequeña escalinata y no caben dos personas a la vez, el paso cuenta con este curioso semáforo dotado de un pulsador en los dos extremos, con sus luces en color verde y rojo, que sustituyó a las viejas campanas utilizadas antaño. Cuando atraviesas el callejón en dirección al río Moldava, el camino desemboca en el restaurante Certovka. Desde su terraza se disfruta de una magnífica panorámica del Puente Carlos y la ciudad vieja. Ideal al atardecer.

1000 €uros una noche de hotel en la torre de Televisión

La torre de la Televisión, construida en 1992, es el edificio más alto de Praga con 216 metros de altura. Se la distingue desde cualquier punto elevado de la ciudad por los diez bebés gigantes diseñados por el escultor checo David Cerny, pero lo que quizás no sabe todo el mundo es que en la cúspide de la torre hay un hotel, el OneRoom de seis estrellas, con una suite de lujo que cuesta alrededor de mil euros la noche. El edificio dispone también en su interior de restaurante y bar, mientras que en el exterior hay más casas de comidas, un parque infantil, un mini-golf y espacios verdes para el picnic.

El panteón de los héroes de Praga

La cripta de San Cirilo y San Metodio es, sin duda, el panteón más querido y honrado del pueblo checo. Está dedicado al comando encabezado por Jan Kubis y Jozeb Gabcik que organizó el asesinato del gobernador nazi Reinhard Heydrich, uno de los hombres más temidos del Tercer Reich, en 1942. Tras cometer el primer atentado serio que recibía un alto mando nazi en la II Guerra Mundial, conocido como la «Operación Antropoide», los dos héroes checos se refugiaron en esta cripta con otros cinco colaboradores de la resistencia para intentar pasar desapercibidos ante las fuerzas del régimen nazi que iniciaron su venganza con la destrucción total del pueblo de Lidice, en las cercanías de Praga. Los héroes checos permanecieron en la cripta casi tres semanas en unas condiciones infrahumanas hasta que fueron delatados y la Gestapo desplegó 360 miembros del batallón de guardia de las SS para intentar la captura del comando. Los paracaidistas prefirieron quitarse la vida antes de rendirse, pero todavía hoy pueden verse algunos orificios producidos por las armas alemanas en el asedio a la iglesia bajo la placa conmemorativa situada en la parte exterior de la cripta. Impresiona entrar en el pequeño museo de esta iglesia ortodoxa checa que recoge minuciosamente en su primera sala la historia de la «Operación Antropoide» con fotografías, películas y documentos. A continuación, atravesando una puerta negra giratoria que también impacta, se accede al panteón con las tumbas de los héroes de Praga, acompañadas de un busto de cada soldado. En ellas siempre hay flores, banderas checas y comentarios escritos por el pueblo recordando este pasado con reverencia y admiración.