Significado del Cuadro El grito de Edvard Munch

event   2016 - 08 - 01

person  

local_offer   ElGrito

El grito es el título de una serie de cuadros del pintor noruego Edvard Munch, cuyo título original en noruego es Skrik. Debido a su fuerza expresiva, esta obra es considerada precursora del movimiento expresionista. Es el cuadro más famoso de este artista.

Existen cuatro versiones de esta pintura, siendo que la más famosa, terminada en 1893, se encuentra en la Galería Nacional de Oslo, Noruega; otras dos versiones se encuentran en el Museo Munch de la misma ciudad; y la cuarta, que fue recientemente vendida en subasta a un precio récord, pertenece a una colección privada.

La imagen de El grito se ha convertido en un ícono cultural. Es una de las imágenes más reconocidas el mundo, incorporada a la cultura popular, y ampliamente parodiada por artistas recientes.

El grito presenta a una figura andrógina en primer plano con un gesto de angustia que transmite gran expresividad y fuerza psicológica.

La escena donde se encuentra es un sendero con vallas que se aleja en perspectiva diagonal. En el fondo, se pueden apreciar dos figuras con sombrero que parecen ajenas a lo que ocurre con la figura principal.

En el cuadro prevalecen los colores cálidos de fondo. En el cielo, fluido y arremolinado, predominan los tonos naranjas. El sendero y el paisaje, por su lado, parecen iluminados por una luz semioscura. Las formas se retuercen y los colores están dispuestos de una manera arbitraria. Antes que trasponer la realidad, los colores buscan expresar un sentimiento de angustia y desesperación, más vivamente reflejada en la figura de primer plano, en la intensidad de su gesto de tribulación y espanto.

En esta pintura se ha solido reconocer la angustia existencial del hombre moderno en la transición del siglo XIX, de grandes avances tecnológicos, al siglo XX; su sentimiento de soledad y desaliento, su desesperación. Asimismo, se ha solido ver en este cuadro la condición del artista como hombre profundamente atormentado.

También hay quien considera que el grito de la obra es el grito de la naturaleza, que se encuentra personificado en la figura principal. Otros, por su parte, piensan que, independientemente de lo demás, el mayor logro de esta obra es que logró retratar un sonido. Uno de los más viejos debates en torno a este cuadro es si la figura grita u oye un grito.

En los últimos años, dos de las versiones de esta obra han sido robadas. En febrero de 1994, fue robada la versión más famosa, que se encuentra en la Galería Nacional de Oslo. Ocho semanas más tarde fue recuperada. En agosto de 2004, se produjo el robo de una de las versiones que se encontraban expuestas en el Museo Munch. Solo fue recuperada dos años después.

Una de las versiones de El grito fue subastada en mayo de 2012 en la ciudad de Nueva York. El ganador de la subasta pagó 119,9 millones de dólares, lo que supone la cifra más alta pagada jamás por una obra artística.